Buscar
  • Elena Ferrer

¿Incumplir el plan es FRACASAR? (PARTE II)



Dentro de la consecución de objetivos es importante tener en cuenta las dificultades que pueden aparecer.


¿Esto significa ponerse en lo peor? NO

Anticipar las dificultades puede tener como consecuencia una disminución de la motivación al poner encima de la mesa los costes o las barreras que pueden perjudicar el hecho de conseguir aquello que deseas.


¿Cómo podemos reducir este impacto negativo?


Establecimiento un plan de actuación ante esas dificultades. Esta estrategia va a conllevar no sólo que nuestra motivación no disminuya sino que, va a aumentar nuestra percepción de control, nos vamos a centrar en las conductas que dependen de nosotros y, por lo tanto, nuestra autoconfianza va a estar en un nivel óptimo.


Vamos a volver a las situaciones presentadas en la PARTE I:


Situación 1

Este caso es un “clásico” y, en muchas ocasiones, las sensaciones desagradables que aparecen hacen que se aplacen las acciones planificadas.


En esta situación, el hecho de no poder cumplir el plan establecido tiene como consecuencia NO HACER NADA. Entonces aquí aparecen: la culpa, las excusas, el diálogo para autoconvencerse, la frustración…


¿Cómo funcionar?


En un primer momento, observaremos las sensaciones y los pensamientos que surgen. Sin juzgarlos, sin confrontarlos, sin razonarlos… Simplemente les daremos su espacio.


Tras darte un tiempo para aceptar pasaremos a la acción.


Prepara un PLAN B: ¿Qué haré si en un futuro vuelve a aparecer esta dificultad?


Quizá en esta ocasión no puedas solventar la situación.


¿Es un fracaso? NO

Como se dijo en la PARTE 1, la consecución del plan no es lineal, habrá subidas y bajadas. Lo difícil es sobreponerse, aprender y resurgir. Por lo tanto, aprovecha estas oportunidades y sigue adelante.


Situación 2

En este caso, el resultado más común será el abandono de dicha práctica ya que seguramente, el motivo por el que se empezó no esté bien planteado.


¿Cómo funcionar?


Haz preguntas que te hagan reflexionar sobre cuál es la motivación que tienes sobre la acción que quieres llevar a cabo. Por ejemplo: ¿Por qué quiero empezar a hacer esto?; ¿Realmente tengo ganas de empezar?; ¿Es importante para mí?


Al final, debes ser consciente de que si no estableces una prioridad alta a la acción, si no encuentras unos motivos verdaderamente potentes, será muy difícil que llegues a cumplirlo.


Quizá no es el momento para empezar con ello, no tienes lo recursos necesarios o no tienes la motivación suficiente.


 

No me gustaría terminar sin contestar a la pregunta:


¿Incumplir el plan es FRACASAR? La respuesta es NO; Fracasas si no aprovechas la OPORTUNIDAD

31 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo